Seguimos los pasos de Don Quijote: la ruta de los molinos de La Mancha

Consuegra-molinos-y-castillo

Es sin duda la escena más famosa de la inmortal novela de Miguel de Cervantes, aquella en la que Don Quijote confunde los molinos manchegos con gigantes a los que hace frente con sus armas a pesar de las advertencias de su fiel escudero Sancho. La Mancha es una zona natural del centro de la Península Ibérica, que se extiende por cuatro provincias españolas: Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo. Es una región árida y llana, en la que sus habitantes tuvieron que usar su ingenio para moler el trigo, para lo que, a falta de cursos de agua abundantes, usaron el viento para hacer mover la maquinaria de sus legendarios molinos.

consuegra-castilloHoy en día quedan bastantes molinos bien conservados en la zona y algunos se pueden visitar. Sirve esta visita de excusa para conocer una tierra espectacular, que nos descubrirá paisajes y gentes sorprendentes. Por eso desde Taxiberia queremos recomendaros una ruta que partiendo desde Madrid nos llevará a Toledo y de ahí a La Mancha, donde visitaremos varias localidades en las que descubriremos la esencia de esta tierra secular.

Como decimos, partimos de Madrid hacia Toledo, una ciudad que merece sin duda una visita y de la que ya hemos hablado en este blog. Dejamos Toledo y partimos hacia el sur, hasta la localidad de Consuegra, aun en la provincia de Toledo. Consuegra está dominada por el espectacular Castillo de la Muela, construido y reformado a lo largo de los siglos por las gentes que pasaron por esta zona y que ha sufrido en sus muros los avatares de la historia. Fueron los árabes del califato de Córdoba los que comenzaron su construcción en el siglo X y la concluyeron los caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén a mediados del siglo XIII. Hoy en día se puede visitar una parte del mismo, ya que se encuentra en proceso de rehabilitación.

Realzando la imagen imponente del castillo encontramos los viejos molinos de viento, que con su estampa clásica dominan la llanura. En uno de ellos, “Bolero” encontramos la Oficina de Turismo de la localidad. En total hay 12 molinos bien conservados y cinco de ellos conservan su maquinaria interna original, aunque recuperada para que podamos ver cómo funcionaban estos gigantes manchegos cuando se usaban para moler el trigo y obtener harina.azafran-la-mancha

Salimos de Consuegra y llegamos a la vecina localidad de Madridejos, donde podemos ver uno de los molinos más antiguos que se conservan, el Molino del tío Genaro, de cuatrocientos años de antigüedad. Además de este impresionante molino, no podemos dejar de visitar el Museo del Azafrán y Etnográfico, un interesante recorrido por la historia del cultivo de esta especia ten apreciada y que se conoce como “oro rojo”. El cultivo del azafrán, que tiene su Denominación de Origen Protegida propia, fue introducido por los árabes alrededor del siglo IX y ha sido una fuente de riqueza para las gentes de esta zona desde hace siglos. Tampoco nos podemos perder los silos, viviendas excavadas en la roca durante siglos por los habitantes de Madridejos.

Seguimos nuestra ruta, que ahora nos lleva hasta Campo de Criptana, ya en la provincia de Ciudad Real. Se dice que los molinos de Campo de Criptana fueron los que inspiraron a Cervantes para el más conocido episodio del Quijote. Actualmente se pueden ver unos diez molinos, tres de ellos originales del siglo XVI y que conservan su maquinaria tal y como se instaló en aquella época. Además de los propios “Gigantes” merece la pena perderse por las calles de esta localidad llena de historia para visitar sus iglesias, ermitas y edificios públicos de gran interés artístico.

mota-del-cuervoNuestra última parada será en Mota de Cuervo, localidad de la provincia de Cuenca que también cuenta con molinos de viento, estos situados sobre un cerro que domina una extensa llanura, por lo que se le conoce como El Balcón de La Mancha. De los siete molinos que quedan en la zona podemos destacar el llamado “El Zurdo”, denominado así porque sus aspas giran al contrario que las del resto. Es el único molino del conjunto que conserva su estructura y maquinaria original, mientras que el resto han sido rehabilitados como atractivo turístico.

Y no podemos dejar La Mancha si hablar de su gastronomía. Mención especial merece el famoso queso manchego, de sabor fuerte, pasta dura y aspecto grasiento. Podemos degustar diferentes variedades, que dependen del tiempo de curado. Algunos quesos se conservan en aceite de oliva, lo que les da unas características especiales. Pero tampoco podemos olvidarnos de platos como el pisto manchego, el moje, la alboronía o el asadillo de la Mancha. Y de los vinos de La Mancha, que cuentan con su propia Denominación de Origen, que se extiende por 170.000 hectáreas de viñas. De estas viñas salen vino tintos, rosados, blancos, y espumosos, todos de gran calidad y que harán las delicias de los más exigentes.

Y ya de vuelta a Madrid, no olvide de que en Taxiberia podemos poner a su disposición un vehículo adecuado para realizar esta o cualquier ruta personalizada que elija, siempre con la calidad de servicio que precisa. Somos especialistas en traslados privados y siempre le ofreceremos la mejor opción para que su experiencia sea única.

ruta-de-los-molinos-la-mancha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *