Pamplona, mucho más que una escapada

Pamplona

Todos conocemos Pamplona a través de su mejor escaparate: las fiestas de San Fermín. Pero Pamplona, además de fiesta y encierros, ofrece mucho más al visitante que busca mucho más que los estereotipos de una ciudad que dispone de un encanto especial durante el resto del año. Es cierto que las personas que visitan la capital navarra siempre acuden y toman como referencia aquellos los lugares emblemáticos de los sanfermines que conocen a través de los medios de comunicación: el recorrido del Encierro, con la Plaza de Toros y la calle Estafeta como referentes, la Plaza del Ayuntamiento donde se lanza el Chupinazo, etc.

Pamplona monumento Encierro

Algo que tenemos que destacar de Pamplona es que es el centro de Navarra, una comunidad sorprendentemente rica y diversa en todos los aspectos. Navarra nos ofrece climas y paisajes totalmente contrapuestos, una gran riqueza gastronómica, muy variada y basada en los excelentes productos de su tierra, unos vinos excelentes o la posibilidad de realizar todo tipo de actividades diferentes sin tener que salir de su territorio. Y es posible acceder a toda esta riqueza desde Pamplona, la capital del viejo Reino de Navarra, una ciudad con una rica historia que podemos percibir al pasear por sus calles.

Pamplona, o Iruña en euskera, fue fundada por los romanos sobre un poblado anterior en el Siglo I A.C. Por la ciudad pasaron posteriormente visigodos y árabes, para convertirse en la capital del Reino de Navarra en plena época medieval. Esta es sin duda la época de mayor esplendor de esta ciudad edificada a orillas del Arga. Como todos los reinos surgidos en el norte de la Península durante el inicio de la Reconquista, Navarra acabó siendo integrada en la corona castellana, germen de lo que con el tiempo se convertiría en el Reino de España. Hoy Pamplona es la capital de la Comunidad Foral navarra, una ciudad moderna con una economía basada en la industria y los servicios.

Pamplona Plaza Ayuntamiento

Pero, ¿qué debemos ver cuando visitamos Pamplona? Como hemos dicho antes, es inevitable visitar los lugares emblemáticos relacionados con los Sanfermines: el recorrido del Encierro, la Plaza del Ayuntamiento, el monumento a Hemingway, la iglesia de San Cernín o la escultura dedicada a los encierros. Pero Pamplona es mucho más. Merece la pena perderse por las callejas del casco viejo, llenas de pequeños comercios y bares tradicionales. Por la zona podemos ver edificios emblemáticos como la Catedral, en cuyo interior se encuentra el sepulcro de Carlos III, o el Ayuntamiento, con su característica fachada barroca. De su pasado guerrero quedan vestigios tan destacados como la antigua muralla y el Paseo de Ronda o la Ciudadela, un fuerte en forma de estrella de la época renacentista hoy adaptado como parque y recinto para actividades culturales.

Pamplona Plaza del Castillo

Además de estos monumentos, también merece una visita el Parque de la Taconera, un maravilloso conjunto de jardines que cuenta además con un pequeño zoológico que hace las delicias de los niños. También es de paso obligado la Plaza del Castillo, un punto de encuentro para todos los pamploneses. Y a la hora de tomar algo, tenemos muchas opciones para disfrutar de unas rondas de vino y unas tapas o pintxos, elaborados con productos de la tierra y que no nos dejarán indiferentes.

Por lo tanto, visitar Pamplona es siempre una experiencia positiva y merece la pena programar una escapada para conocer la ciudad de los sanfermines, incluso aunque no sea principio del mes de Julio, cuando la ciudad bulle con la fiesta de San Fermín. Desde Taxiberia te animamos a visitar Pamplona y a conocer también el resto de Navarra, una tierra llena de sorpresas y de contrastes que nos cautivará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *